No sé de qué me hablas, pero no estoy de acuerdo.

17.08.2018

Esta es una frase muy utilizada en la actualidad. Te suena ¿verdad? Hay varias formas de interpretar o visualizar aquello que tenemos en frente y como ya he comentado en otras publicaciones los juicios que llevamos en nuestra propia mochila nos influyen a la hora de opinar sobre cualquier tema que uno se pueda imaginar. Antes de seguir dar las gracias a Cristina Miaja Álvarez, coach de CORAOPS por esta aportación tan grande. Yo personalmente tengo varios temas de los que ya no hablo con casi nadie (siempre se me escapa algo): Futbol y Política principalemnte. Deberían ser más pero la Tauromaquia por ejemplo no es una afición que llene mis sentidos. Estos tres temas en concreto son una fuente de sabiduría y discusión inigualables a cualquier otro tema hablado y escrito. Dentro de esa sabiduría y discusión siempre están aquellas personas tóxicas, cuidado con esta palabra que sacada de contexto puede hacer mucho mal, al que le da igual cual sea tu opinión, tu punto de vista, tu realidad, etc... Nunca estarán de acuerdo con nada. Y si, lo último que he dicho es tu realidad, tan buena y valida como la realidad de cualquier otro. Estamos en un momento donde todo es intransigencia e intolerancia (que es la tolerancia al cuadrado).

Olvidamos que los seres humanos nos enriquecemos con aquellos puntos de vista diferentes, encuadrados y enmarcados desde otro ángulo, desde otro lugar que no podemos criticar si no hemos estado allí. El mundo es maravilloso no solo por aquello que miramos e interpretamos, también es maravilloso por aquello que nos aportan otros ojos, otros oídos y otras interpretaciones, lo que viene a ser una opinión diferente. Que se nos olvida que compartir y debatir otras opiniones nos permite aprender y si, como es mi caso, lo haces con una cervecita en la mano, pasa de ser bueno a ser la ostia. 

Francisco Ramos

Coach Consultor

Coaching | Consultoría | Asesoría | Neuromarketing | Control de Gestión | Formación | Mentoring | Francisco Ramos