Ser prácticos en la gestión es hacerlo fácil.

15.01.2019

Capítulo 3 - Los números hablan - Control de Gestión

Primer punto: Realizar procesos de control fáciles de medir y rápidos de analizar.

Segundo punto: Tener un plan de objetivos con el que poder comparar la evolución de nuestro negocio.

Tercer punto: Que los objetivos a cumplir sean realistas. Si no lo son difícilmente los vamos a cumplir.

Cuarto punto: Hay que incentivar a los empleados y la mejor forma es que sean parte del objetivo.

Todo el mundo necesita CONTROL en todas las facetas "económicas" de la vida y es por eso que el principal objetivo aquí es explicar cómo, dónde y porqué se aplica la teoría del control de gestión, los errores más comunes a la hora de aplicarla y todo esto de una forma que todo el mundo sea capaz de entender, aquellos a los que se dedican a esto, los que les gustaría dedicarse a esto y los que simplemente tienen curiosidad. En resumen, lo que no explican en ningún libro y me atrevería decir que, en ninguna universidad del mundo, bueno sí, la universidad del día a día.

Seguimos.

El Control de Gestión en las empresas se trabaja en base a una contabilidad analítica que extrae los datos de la contabilidad financiera, la cual en España está regida por el PGC (Plan General de Contabilidad). Es la fuente "oficial" de donde la contabilidad analítica se nutre. Cada dato registrado en la contabilidad financiera debe tener su correlación en la analítica. La gran diferencia es que la financiera solo registra datos en bruto y la analítica desglosa hasta el último detalle de estos. Ejemplo fácil, la contabilidad financiera registra el gasto de salarios de una empresa y la analítica desglosa ese importe por funciones, comerciales, producción, logística, etc...

Normalmente la relación entre los gestores de la contabilidad financiera y los de la analítica (Control de Gestión) suele ser como la de los argentinos y uruguayos. Tú dile a un argentino que es uruguayo o viceversa, veras la que te cae (comentarios varios publicados en Internet). Esto último no tiene mucho sentido. Control de Gestión no puede vivir sin la Contabilidad financiera le guste o no. El dato "oficial" esta soportado por documentos "físicos" (facturas, nominas, documentos bancarios) y la contabilidad analítica (Control de Gestión) por los documentos registrados en la financiera y por otros registros internos "no oficiales". Lo que es irrefutable lo diga quien lo diga es que ambas tienen que cuadrar. Si la financiera dice que la empresa tiene un beneficio de 100 euros, la analítica tiene que decir lo mismo. Si existiese un descuadre entre ambas por muy pequeño que sea, algo dentro del mecanismo de Control de Gestión no está funcionando correctamente. Ejemplo: una diferencia de 2 euros puede ser debido a 1.000.001 euros de gasto y 999.999 euros de ingreso. ¿Y si no están bien contabilizados los gastos, los ingresos o ambos? Ya solo queda que la contabilidad financiera tenga, además de los importes, las partidas bien registradas. En muchos casos, y este punto no gusta mucho a los contables, la forma de registrar por parte de la contabilidad financiera la tienen que definir los gestores de Control de Gestión. Son ellos los que van a analizar los datos y por lo tanto son ellos los que tiene que ver cómo llegan los mismos. En este punto los gestores de la contabilidad financiera ya han terminado con cualquier tema que tenga que ver con el Control de Gestión. A partir de este momento Control de Gestión empieza a funcionar.

Para terminar un pensamiento o realidad: No es lo mismo que nos guste nuestro trabajo que trabajar a gusto.

Continuará...

Francisco Ramos

Coach Consultor

Coaching | Gestión | Francisco Ramos

Consultoría | Asesoría | Neuromarketing | Formación | Mentoring